sábado, 21 de abril de 2012

No sólo respirar es vivir.

«Les costaba ponerse de acuerdo, de hecho, rara vez lo estaban. Discutían todo el tiempo y se desafiaban todos los días. Pero a pesar de sus diferencias tenían algo importante en común: estaban locos el uno por el otro»