lunes, 23 de agosto de 2010

Vicios.

Tengo el vicio de hacer todo de golpe, de dar a pensar que me da igual lo que pase luego, aunque eso en realidad no sea cierto. Tengo el vicio de reírme sola como una loca mientras recuerdo tonterías, el de hacer sonreír a la gente haciendo el subnormal, el de caminar sonriendo, sobre todo después de ver a alguien especial. Tengo el vicio de no parar hasta caerme, o hasta que alguien consiga pararme. Tengo el vicio de escuchar la misma canción muchas veces, hasta llegar a aborrecerla, de escribir frases sueltas y pensar que algún día alguien me las dirá. Tengo el vicio de hacer que el máximo humo posible traspase mis pulmones, el de no sentirme mal cuando estoy triste, sino de disfrutar un poco de la tristeza. Tengo el vicio de soplar al aire cuando hace frío y creerme así que nada podrá conmigo. Tengo el vicio de dormir en las más raras posturas y de soñar cosas imposibles. Tengo el vicio de vivir sin preocupaciones, porque con ellas no estoy a gusto, de sentarme atrás en el coche para no pensar en nada, aunque mis padres siempre frustren mi plan. Tengo el vicio de salir a la calle y mirar todo de una manera rara, de hacer encuadres como si fuera a fotografiarlo todo, y de intentar adivinar de que tienda viste cada una de las personas con las que me cruzo. Tengo el vicio de creer que nadie me va a fallar, y ojala algún día sea cierto. Tengo el vicio de empezar las cosas por su final, porque en muchas historias lo bueno siempre pasa al principio. Tengo el vicio de hacer las cosas muy rápido para no pararme a pensar en las consecuencias y de exprimir cada momento del día como si fuera mi último en el mundo. La verdad es que tengo muchos vicios, pero hay uno que los supera a todos, .

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Thank you;)